La guerra fría de Putin

La guerra fría de Putin

El ex-presidente ruso Vladimir Putin planea volver, si alguna vez se fue, a regir los destinos de Rusia. Las elecciones que tendrán lugar el mes próximo van camino de situar de nuevo al ex-agente de la KJB al frente del gobierno. Este hecho ha levantado una serie de protestas en la capital, Moscú, desafiando las gélidas temperaturas. Entre las primeras ideas del que puede ser el presidente durante los próximos 6 años se encuentra la vuelta del militarismo.

No es ningún secreto que Rusia ha atravesado años complicados desde la caída de la URSS. Desde ese momento el país ha tratado de adaptar su estructura económica al modelo de libre mercado y afianzar nuevos aliados. La llegada de la democracia es algo que se encuentra un poco más lejos que los objetivos económicos, que parecen estar dando resultados ya que Rusia se encuentra actualmente entre las potencias emergentes o BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

Con la vuelta de la que fuera una de las potencias hegemónicas del siglo XX al panorama político parece que la tarea de rearmarse es una cuestión fundamental. Durante las últimas dos décadas el arsenal militar soviético se ha quedado bastante obsoleto por lo que Vladimir Putin planea una inversión cercana a los 770.000 millones de dólares. “No hay que tentar a nadie con nuestras debilidades”, escribió Putin en el diario gubernamental Rossiyskaya Gazeta.

El plan de Putin para la próxima década comprende la compra de más de 400 misiles balísticos intercontinentales, más de 600 aviones de combate, decenas de submarinos y otros buques de la marina y miles de vehículos blindados. “En medio de turbulencias económicas globales y otros impactos existe siempre una tentación de resolver los problemas de uno mediante el uso de la fuerza como medida de presión”, escribió Putin, apuntando a los argumentos de que los recursos de importancia mundial deben ser compartidos.

Aunque Putin no nombró estados es más que evidente la alusión directa a los EEUU, a los que critica por su plan de escudo antimisiles. La acaparación de recursos a la que hace referencia bien puede aplicarse también a la posible ofensiva sobre Irán por parte de EEUU e Israel.

Los años de una sólo potencia en el frente parecen haber llegado a su fin con la llegada de nuevas naciones dispuestas a buscar su sitio en el orden mundial.

Fuente: msnbc.com

 

 

0
Like
Save

Comments

Write a comment

*